Trastorno obsesivo-compulsivo

 

Hasta hace poco el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) se clasificaba dentro de la patología de ansiedad. Sin embargo, sus características especiales, tanto por la gravedad, persistencia y duración del cuadro clínico han condicionado que los expertos lo clasificaran en una categoría propia.

 

 

  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC)

    TOC orden

El TOC se caracteriza por la presencia de obsesiones y/o compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan como intrusivos y no deseados, mientras que las compulsiones son conductas repetitivas o actos mentales que un individuo se siente impulsado a realizar en respuesta a una obsesión o de acuerdos con reglas que debe aplicarse rígidamente.

La prevalencia anual del trastorno obsesivo-compulsivo es de alrededor del 1,5% al 2,5% de la población general. En este caso las mujeres también se ve más afectadas, pero solo con una tasa ligeramente más alta que la de los varones.

El TOC está asociado a una menor calidad de vida, así como con altos niveles de deterioro en la vida social y laboral, tanto por el tiempo dedicado a las obsesiones y a la realización de rituales, como por las características de los síntomas que puede llevar a las personas afectadas a una situación de aislamiento social (si presentan obsesiones de contaminación) a desarrollar problemas dermatológicos (si tienen rituales de limpieza) o a frustrar la conclusión de sus proyectos, ya sean académicos o laborales, si presentan ideas en torno a la perfección o a la completitud.

  • Trastornos relacionados con el TOC

El resto de trastornos clasificados en este apartado se caracterizan principalmente por conductas repetitivas centradas en el cuerpo, y los intentos de disminuir o detener estas conductas.

  • Trastorno dismórfico corporal

dismorfofobia (1)

Los individuos que lo padecen se encuentran preocupados por uno o más defectos percibidos en su apariencia física. La percepción de estos defectos no es observable o sólo apreciada muy levemente por los demás individuos. En respuesta a la preocupación, se llevan a cabo comportamientos o actos mentales excesivos y repetitivos.

  • Trastorno de acumulación

acumulación

La característica esencial del trastorno de acumulación son las dificultades persistentes para deshacerse o separarse de las posesiones, independientemente de su valor real. Se precisa una dificultad de larga duración.

 

  • Tricotilomanía

tricotilomanía

La característica esencial es el acto recurrente de arrancarse el propio pelo, que puede afectar a cualquier región del cuerpo, siendo las localizaciones mas frecuentes el cuero cabelludo, las cejas y los párpados.

  • Trastorno de excoriación

trastorno excoriación

En este trastorno, la característica más frecuente es la del rascado recurrente de la propia piel. Los sitios escogidos más comunes son la cara, los brazos y las manos. Las personas pueden rascarse la piel sana, las irregularidades menores de la piel o pequeñas lesiones.